Muchas veces un empleado se ocupa de varias tareas al mismo tiempo, pero esto no implica un beneficio para la persona ni para la empresa.

articulo imagen

El mercado laboral cada vez es más competitivo, por eso se está haciendo necesario el hecho de adquirir nuevas habilidades. Cada vez se le asignan más tareas al mismo trabajador y a esto hay que sumarle que hay que estar conectado al correo electrónico, messenger, teléfono móvil, videoconferencias, redes sociales, etc. Es decir, nos vemos en la obligación de convertirnos en un profesional multitasking, teniendo que hacer miles de tareas a la vez.


El término informático multitasking tiene relación al momento en el que la CPU ejecuta de manera independiente 2 procesos diferentes. Tomando en cuenta esto, podemos decir que multitasking corresponde al acto de realizar más de una tarea a la vez, siendo “eficientes” y al mismo tiempo “economizando tiempo”.


Paradójicamente a una empresa no le interesa tener un empleado multitask. Las ventajas profesionales que una persona puede tener por ser multitask, no compensan  los daños que puede acarrearle a su memoria y salud, sumado a la baja calidad que podría ofrecer en su trabajo, debido a que, al estar haciendo varias actividades al mismo tiempo, ninguna de estas tareas se ejecuta con la atención debida.


Investigaciones de la Universidad de UCLA muestran que el comportamiento multitasking crea una lucha entre dos partes del cerebro. Al realizar múltiples actividades, se da una batalla entre el hipocampo, que es el encargado de guardar y hacernos recordar información y el telencéfalo, que se encarga de las tareas repetitivas, dando como resultado que al realizar diversas tareas la dificultad para recordar las cosas que se acaban de hacer será mayor.


Esto ocasiona que la persona que sobrecarga su cerebro active respuestas de estrés, libere adrenalina y mantenga al sistema nervioso en un estado de hipervigilancia, provocando problemas de salud y psicológicos.


Esto se somatiza a través del insomnio, ansiedad, dolor de cabeza, gastritis, irritabilidad, mal humor, tensión muscular, entre otros.


La empresa puede verse afectada con una persona multitask, ya que un trabajador con estas características tarda en aprender, está cansado, no es productivo a largo plazo y finalmente, le es poco factible establecer prioridades, ya que al realizar tantas cosas al mismo tiempo pierde la noción de cuáles son las actividades más y menos importantes.


Para evitar caer en este síndrome hay ciertos consejos:


- Desenchúfate: Si estás reunido por ejemplo, desconecta cualquier dispositivo electrónico que pueda distraerte para poder enfocar toda la atención únicamente en la reunión.


- Prioriza: Realiza una lista de todas las tareas que tengas que hacer y clasifica en urgentes, menos urgentes y no urgentes, comenzando por las primeras.


- Finaliza cada tarea: Antes de empezar una tarea nueva es indispensable que hayas terminado la que estabas haciendo antes. Es mejor acabar una actividad con calidad, que hacer muchas a la vez y a medias.


- Concéntrate: Evita estar pendiente de todas las notificaciones que te llegan durante la jornada laboral, de redes sociales, correo personal, etc. e intenta estar centrado únicamente en tu trabajo.


En definitiva, el que mucho abarca, poco aprieta. Un trabajador no debe sentirse exprimido porque nuestro cuerpo tiene límites que no debemos sobrepasar y si lo hacemos, repercutirá en el desempeño del trabajo y, por lo tanto, en el buen hacer de la empresa.


logo cyp-argentina

Nuestro portal ar.cursosypostgrados.com, forma parte de Grupo Eurohispana Servicios Integrados, empresa que apuesta firmemente por el desarrollo de las nuevas tecnologías aplicadas al mundo de la educación. más

 

Enlaces de interés